viernes, octubre 12, 2007

Sobre el V Congreso Ideológico de la Democracia Cristiana

A propósito del V Congreso Ideológico, que entre hoy y mañana celebraremos los democratacristianos, publiqué una columna de opinón en el diario La Nación que adjunto más abajo.

Espero sea de su interés y puedan dejar sus impresiones.

El Congreso Ideológico

Recuperemos el valor de la palabra, el valor del trabajo bien hecho, el valor de la solidaridad, el valor de la autoridad y de la paz. Ya nos lo dijeron en la etapa de escucha de este congreso.

Hoy viernes los democratacristianos nos reuniremos una vez más para discutir y pensar el futuro de Chile y de nuestro partido. La Democracia Cristiana está compuesta mayoritariamente por personas honestas y trabajadoras que hacen trabajo político en la base y que miran con horror cómo nos vamos desprestigiando por comportamientos reñidos con nuestra propia ética política. Estoy orgulloso de lo que somos y de lo que hemos logrado, pero de nada sirve el Congreso Ideológico si antes no pedimos perdón por haber hecho vista gorda en casos de corrupción y malas prácticas partidarias. De nada sirve mirar el futuro si no nos hacemos cargo de nuestros errores.

Ahora tenemos que atrevernos a censurar todas aquellas conductas que para la Democracia Cristiana son contrarias a sus valores. Podremos tener un buen congreso y una muy buena propuesta, pero nadie le creerá a la DC que quiere lo mejor para Chile si no declaramos con convicción perdón por los casos de corrupción. Lo escuchamos durante la preparación de este congreso: nos consideran como una bolsa de empleo, donde los grupos internos luchan por el poder para poner a sus amigos en cargos de Gobierno; nos dicen que estamos más preocupados de servirnos que de servir, nos dicen que ponemos primero al partido antes que a Chile.

Y yo me pregunto: ¿de quién es la culpa? La culpa es de la Democracia Cristiana, por no ser enérgica en la defensa de la meritocracia y de las personas con talento que tienen pasión y ganas de trabajar por Chile. La culpa es nuestra, por no ser capaces de atrevernos a romper con una forma de hacer política en las sombras y de buscar excusas para los casos de corrupción. No nos equivoquemos, la DC está en una encrucijada: volvemos a ser un partido para los más pobres y débiles o queremos seguir siendo un club que sólo aspira al poder.

A la luz de nuestros valores y nuestra ética tenemos que atacar la corrupción en todas sus formas. Los verdaderos democratacristianos tenemos que atrevernos a decir perdón y nunca más. Recuperemos el valor de la palabra, el valor del trabajo bien hecho, el valor de la solidaridad, el valor de la honestidad, el valor de la probidad, el valor del mérito, el valor de la justicia, el valor de la autoridad y el valor de la paz. Ya nos lo dijeron en la etapa de escucha de este congreso, ahora debemos ser capaces de incorporar esas críticas en nuestro documento final: "Perdón por haber hecho vista gorda en casos de corrupción y malas prácticas partidarias. Basta ya, nos comprometemos a enmendar nuestra conducta".

Somos un partido político que tuvo el respeto de Chile, atrevámonos a retomar los valores que inspiraron a nuestros padres fundadores. "Para la construcción de este orden nuevo, la Falange Nacional no pide una adhesión pasiva a un programa sin vida: exige una fe inquebrantable en el destino de la patria. Sacrificio y abnegación son los sellos distintivos de nuestra cruzada de justicia y de hermandad" (Punto XXIV de la Declaración de Principios de la Falange).

6 comentarios:

Germán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vomito_palabras.sinviento dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vomito_palabras.sinviento dijo...

Sr. trivelli.
Junto con saludar considero que existen puntos en los cuales concordamos, así como con los que discrepo. Pero haciendo eco del texto, por usted publicado, me inquieta el compromiso hacia un "nunca mas", ya que los gobiernos de la concertación, han hecho nada mas que validar y continuar el gobierno de Augusto Pinochet. Por lo que me nace una pregunta, con respecto a una de las concusiones que escuché del congreso de su partido, y esta decía que la DC tiene el derecho de presentar en candidato. Por lo que la pregunta se: ¿continuaremos con ustedes en lo mismo, ya que con ustedes "volvío la democracia"? Gracias, espero su respuesta. Adiós

Alejandro

Alfredo Fernández dijo...

Estimado Marcelo, concuerdo 100% con tu planteamiento, pero las palabras y las buenas intenciones se las lleva el viento si no tienen como respaldo acciones concretas. La pregunta que vale ahora es ¿qué debemos hacer para que todo lo que planteas se haga realidad?

Saludos,

Videopinión dijo...

Primero que todo, muchas gracias por los comentarios.
Respecto de las preguntas planteadas quiero decir lo siguiente:
1) Creo que la DC tiene derecho a llevar un candidato a las PRIMARIAS DE LA CONCERTACIÓN. Yo creo que lo mejor es una primaria mulipartido y multicandidato donde todos los liderazgos y proyectos puedan competir, así aseguramos que no haya "más de lo mismo".

2) Respecto de qué podemos hacer, estoy convencido de que hay que atrverse a desafiar el establishment. La ciudadanía tiene que exigirle a la clase política que su actuar sea transparente y concecuente.

Producir un cambio en la política depende de toda la sociedad.

Marcelo Trivelli

vomito_palabras.sinviento dijo...

De todas formas se agradece su intención, pero no respondió mi cuestionamiento.

Saludos

Alejandro